¿Iberdrola te ha hecho una inspección? Tranquilo, se puede impugnar

¿Iberdrola te ha hecho una inspección? Tranquilo, se puede impugnar

**Ante las numerosas consultas y casos que se han planteado por las inspecciones de Iberdrola, volvemos a publicar este post. No dudeis en llamarnos al 961433707, o mandar vuestra consulta a: a.villar@palomaresabogados.com.

Todos conocemos a algún vecino o amigo al que le ha llegado una factura imprevista de Iberdrola en la que comunica que, en los últimos días, ha procedido a realizar una revisión en los contadores y ha observado que hay una irregularidad. Obviamente, en su faceta de ente sancionador, procede a girar una factura por importe de 1.000.-€, 2.000.-€ (o incluso cuantías superiores a los 3.000.-€). Pues bien, existen maneras de conseguir que esas facturas sean rectificadas. E incluso, si se han llegado a abonar, que se devuelva el dinero pagado.

Lo cierto es que, a la vista de las cartas que llegan a los particulares inspeccionados y de los expedientes observados, nunca se va a llegar a saber si realmente se han producido esas inspecciones, porque, tal como nos indican en todos los casos, no se puede valorar ninguna prueba, porque no existen… Y esto es por los siguientes motivos:

  • Cuando el presunto inspector fue a hacer la revisión no avisó al particular interesado y, por lo tanto, no existió ningún testigo presente. Por lo que nadie puede corroborar la versión del perjudicado, es decir, que no había ninguna irregularidad. Pero, lo mejor, es que tampoco se pueden acreditar la veracidad de las revisiones y las infracciones encontradas.
  • Y por otra parte, la presunta inspección finaliza con la subsanación de la irregularidad sin dejar ningún tipo de prueba que pueda demostrar que realmente ha existido un contador manipulado, o cualquier tipo de actuación fraudulenta.

Es relevante que, a pesar de que en las notificaciones que remite Iberdrola comunica que ya han puesto en manos de los Juzgados la irregularidad observada, nunca se ha llegado a vislumbrar un procedimiento penal iniciado por este asunto gracias a una denuncia de la empresa perjudicada. En contra de esto, lo que siempre utilizan es la vía civil. En primer lugar, mediante llamadas amenazantes realizadas por empresas de cobro, y cuando ven que no es posible el mismo, mediante los tribunales, por medio de procedimientos monitorios.

Creo que a todos nos sorprende que, por medio de un Real Decreto, se otorgue a una empresa privada la potestad de emitir una sanción a un particular que, haciendo caso omiso a toda lógica administrativa, procede a imponer una especie de multa al particular, sin seguir ningún tipo de trámite que pudiera otorgar una defensa justa al consumidor. A estos efectos, a éste último le llegará una carta en la que se comunica la infracción que ha cometido, y al mismo tiempo, le comunicarán que debe pagar una cantidad que, de ningún modo, será inferior a los 1.500.-€. ¿Por qué? Porque lo dice Iberdrola, y no hay nada más que discutir.

El mencionado Real Decreto permite a la empresa privada realizar una nueva facturación que abarcará la totalidad del último año. Y, aunque en un remoto caso se pudiera reconocer que hubo una infracción que se cometió dos meses atrás, a la empresa suministradora le dará igual y procederá a girar una factura de un año entero. El artículo 87 del Real Decreto 1955/2000 establece expresamente que, de no existir criterio objetivo para girar la facturación en estos supuestos, la empresa distribuidora la girará facturando un importe correspondiente al producto de la potencia contratada, o que se hubiese debido contratar, por seis horas de utilización diarias durante un año, sin perjuicio de las acciones penales o civiles que se puedan interponer. Aquí es donde encontramos uno de los elementos que pueden hacer viable una anulación de la factura, y es que, prácticamente en todos los casos existe un criterio objetivo, ya que solo habría que revisar los consumos de los últimos años para encontrarlo.

El mencionado solo es uno de los elementos en los que se puede argumentar en contra de las liquidaciones que hace Iberdrola o cualquier otra empresa suministradora de energía, existiendo otros argumentos relacionados con testigos, documentos e incluso con el procedimiento seguido, siendo todos ellos válidos para obtener una resolución favorable.

Lo recomendable para tener una buena defensa ante este tipo de reclamaciones es estar en constante contacto con la empresa suministradora, solicitando información, documentación, y comunicando que el interesado nunca ha cometido ningún tipo de irregularidad con el suministro energético. De este modo, se podrá hacer una buena reclamación ante el Servicio Territorial de Industria competente y, en caso de que la empresa suministradora proceda a interponer la correspondiente demanda ante los órganos jurisdiccionales civiles, tener las espaldas cubiertas para ejercer la mejor defensa posible.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − seis =