Abogados low cost y producción en cadena

Abogados low cost y producción en cadena

Alguien te lo tiene que decir. Los asuntos jurídicos son únicos, personales e intransferibles. Tu caso es parecido a muchos pero diferente, especial e incomparable.

Tus documentos, así como tus antecedentes y tu personalidad son diferentes a las circunstancias que vivió tu amigo, tu hermana, tu vecina o la empresa colindante a la tuya. No todo se puede estandarizar y tratar como igual. Por eso no creemos en las defensas low cost, dado que para que salga rentable, el abogado no podrá estudiar de forma singular tu caso; lo comparará con lo que tiene estandarizado. ¿Te has preguntado realmente quién es ese abogado? Hazle estas preguntas:

  1. ¿En qué año se colegió?
  2. ¿Cuántas veces ha actuado en sala?
  3. ¿Me puede dar referencias suyas?
  4. ¿Cuántos años de ejercicio profesional lleva por su cuenta?
  5. ¿Hará ud. el juicio?
  6. ¿Por qué decidió dedicarse a la abogacía?
  7. ¿Qué siente y hace cuando gana?
  8. ¿Qué siente y hace cuando pierde?

Tienes que ser selectivo, analizar bien al profesional que tienes delante, le vas a confiar algo muy importante. Tienes que llevar cuidado. El low cost puede ser terriblemente caro. Asuntos que podrían haberse resuelto con una consulta de 60 euros han podido costar de forma low cost 30.000 euros. Cuidado con los reclamos publicitarios y el marketing, pueden seducirte y engañarte. ¿en manos de quién te vas a poner?

No temas preguntar, yo te voy a dar mis respuestas por adelantado, y si algún día me necesitas, ya sabes dónde estoy:

  1. 1996.
  2. Más de 800.
  3. En la web y en redes sociales están (las que se pueden publicar).
  4. 19 años y 8 meses.
  5. Nunca delego la vista oral de mis casos.
  6. Porque no quería que nadie me engañara y decidí aprender las reglas del juego muy bien. Los peores engaños son aquellos que parecen estar vestidos de legitimidad: ¿os suena la cláusula suelo y las preferentes?
  7. Siento alegría y lo celebro. El momento sublime cuando puedo comunicárselo a mi cliente.
  8. Profunda tristeza y rabia. Plantearme bien el recurso y agotar hasta la última oportunidad. Muchas victorias se producen en el último intento.

“Si tienes la actitud para ganar, te acercarás mucho a la victoria; si tienes la actitud para perder, olvídate de ella”

Entrada de Antonio Palomares.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =